Periódico declarado de "Interés Municipal" por el Concejo Deliberante y de "Interés Legislativo" por el Senado bonaerense

|

Enero 2023

NOTICIAS DE LOMAS DE ZAMORA

Sociedad

Carlos Lepore, de aguatero a dueño de una granja modelo

Un espacio de campo con mucha historia. Se trata de la última auténtica granja que queda en Lomas de Zamora. Antiguamente era un peladero de aves y hoy se dedica a la venta de aves de campo, huevos y distintos productos alimenticios.


La Granja Lepore, ubicada en la calle Puerto Argentino 1142, de Villa Centenario, es la última auténtica granja que queda en Lomas de Zamora. Antiguamente era “un peladero de aves” y hoy es un comercio que se dedica a la venta de aves de campo, huevos y distintos productos alimenticios.


Sus clientes, al trasponer la tranquera, sienten la experiencia de estar en un espacio de campo con mucha historia. Y que algunas tradiciones argentinas que se han ido perdiendo con el tiempo, aquí todavía siguen vigentes. Por ejemplo, para anunciarse en la entrada hay que tocar una campana.


Su dueño, Carlos Lepore, quien supo ser aguatero, con la sencillez típica del hombre de campo, comentó a Noticias de Lomas de Zamora: “Tenemos patos criollos y pequines, gallinas y pollos de campo que traemos de Entre Ríos, Ayacucho y Norberto de la Riestra. También tenemos pavos, algún ganso…, sabemos traer algún peludito, alguna nutria, lo cual el provinciano de la zona lo aprovecha, lo sabe comer”.


“Y en el Almacén hay todo tipo de escabeches, por ejemplo, de vizcacha, nutria, pollo, pavita, lechón, cordero, queso de campo, fiambres, miel pura y de caña, salsas, salamines de Ayacucho, dulce de leche en tarro de cartón, vino patero en botella y en damajuana, vino de misa, aceite de oliva de todas las marcas, etc.”. 


También tienen loros y canarios, y una gran variedad de artículos como baldes antiguos, carritos lecheros, morteros en miniatura, molinos y regaderas.




Lepore indicó que “la granja no tiene cartel en el frente pero la gente ya nos ubica porque tenemos una trayectoria de 50 años. Y el que viene no pregunta precios, sabe que la mercadería de nosotros es de primera”.